| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Moderna
 

TEMPESTAD E ÍMPETU

El movimiento cultural (sobre todo literario, aunque también tuvo manifestación en la música y artes visuales) Sturm und Drang (tempestad e ímpetu) se desarrolló durante la segunda mitad del siglo XVJohann Georg HamannIII en Alemania. El nombre de este movimiento estético está sacado de una obra de M. Klinger.

Fue un movimiento que se caracterizó por la libertad de creación de los artistas, al contrario del encorsetamiento doctrinario que habían sufrido los creadores durante el racionalismo que caracterizó a la Ilustración. Sturm und Drung fue el precursor inmediato del Romanticismo, exponente de emociones en la Bellas Artes. Se forja como un movimiento de desafección hacia los convencionalismos (representados por la rigidez de los esquemas racionalistas ilustrados y neoclásicos) de todo tipo cuyos protagonistas van a ser los jóvenes, ante la debilidad y conservadurismo de la burguesía germana. No reconoce ninguna ley por encima de la conciencia individual y su producto más peculiar es el drama. De hecho se considerar al movimiento el creador del teatro nacional en Alemania.

Este movimiento estético se extendió desde 1767 a 1785, y surgió como reacción contra la rígida literatura racionalista. Sus principales abanderados fueron Johann Georg Hamann, pero sobre todo Johann Gottfried von Herder y su discípulo Goethe. Frente a los fríos modelos del Neoclasicismo de origen francés, el Sturm und Drang estableció como fuente de inspiración el sentimiento y la emoción en lugar de la razón y tuvo como modelos las obras de William Shakespeare y Jean-Jacques Rousseau.

Hamann estudió activamente la Biblia, y cuanto más profundizaba en su lectura, más arreciaba su crítica a la interpretación literal y racionalista de las Escrituras. SegúnJohann Gottfried von Herder él, Dios no había contactado con la Humanidad a través de la Biblia apelando a la razón, sino mediante imágenes y parábolas; y por eso la poesía, la literatura, era "la lengua materna del género humano", de origen divino. La naturaleza, actúa y se revela mediante los sentidos y las pasiones, que "ni hablan ni entienden otra cosa que imágenes". Hamann pensaba que la literatura poseía ciertamente carácter religioso, y veía en el poeta a un segundo creador.

Posteriormente, Herder fue más allá, y consideró la literatura como lengua primigenia de la humanidad. Pensaba en el cuerpo como una extensión del alma y no un ancla de la misma, de forma que la liberaba con sus pasiones. La literatura, no era una mera imitación de modelos literarios, ya que la historia no se detiene, sino que se transforma porque está viva. Por ello, cada pueblo y cada época debe generar su propia literatura, en función de las características del tiempo en que viven. El genio poético se destaca por "extraer de su sustancia una creación dramática tan natural, grande y original como los griegos hicieron con la suya ". El mejor modelo para Herder era Shakespeare, "traductor de la naturaleza en todas sus lenguas", y "mortal dotado de fuerza divina". Los alemanes tenían que recrear su propia historia del mismo modo en que lo había hecho Shakespeare, que utilizó temas nacionales y cercanos al genio de Straford-on-Avon para construir una "totalidad viva".

El Sturm und Drang alemán fue tan revolucionario poniendo en primera línea la subjetividad personal, quGoethee sus adalides se convirtieron en la punta de lanza de la literatura europea, desplazando a los autores franceses, que durante el siglo XVIII habían sido la vanguardia de las ideas en el continente. El movimiento también se distinguió por la intensidad con la que desarrolló el tema del genio de la juventud y por su entusiasmo por la naturaleza. Los cimientos del movimiento romántico han sido construidos.

Goethe fue la gran figura del Sturm und Drang, con obras maestras como Las desventuras del joven Werther, publicada en 1774, cuyo protagonista vive y acaba de la misma manera que muchos jóvenes de la época. Otros escritores sobresalientes de este tempestuoso movimiento fueron Klopstock, Jakob Michael Reinhold Lenz, Heinrich Leopold Wagner y Schiller. Con Los bandidos (1781), el apasionado Schiller pone en primera página la doctrina roussoniana sobre el hombre natural, e introduce al drama en una nueva fase al adaptarse mejor que Goethe a las exigencias del teatro.

En la música, Carl Philip Enmanuel Bach, hijo del Himalaya de la Música, Johann Sebastian Bach, fue el cabeza de lanza en cuanto a las propuestas musicales del movimiento: asustar, aturdir, dominar con emoción.

Por la ley del péndulo, las ideas van de la exageración a la reacción, el movimiento Sturm und Drag acabó agotándose a sí mismo en pocos años. La Revolución Francesa agudizó el problema de la libertad y el arte recuperó su función pedagógica como objetivo prioritario. Goethe y Schiller idearon un nuevo idealismo moral. El Romanticismo estaba en marcha ya en la última década del XVIII.

 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria