| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Moderna
 

EL REY DE PATONES

El historiador Antonio Ponz en su monumental "Viage de España", publicado a finales del siglo XVIII nos cuenta que "en aquella desgraciada edad en que los sarracenos se hicieron dueños de España" algunos buenos cristianos se escondieron en estos parajes de las serranías del norte de Madrid y eligieron entre ellos a un rey que los gobernase. Pero Ponz jamás verificó la autenticidad de lo que exponía, pues sus fuentes no fueron muy verosímiles.

De época de Felipe II es la leyenda que asegura que el Rey de Patones se dirigía en una carta al poderoso monarca hispánico como a un igual, con desparpajo y vehemencia: "Del Rey de los Patones al Rey de las Españas", pero su origen debe ser bastante anterior. Más tarde, La Carta Real de Carlos III dice que los Patones "con suma simplicidad dieron título de Rey a uno de ellos... para que con autoridad gobernase y rigiese aquella rústica cuadrilla".

Matías Fernández García realizó una profunda investigación del asunto del rey patónico, y que plasmó en su obra "El Rey de los Patones. Historia o leyenda" (1987). Para Fernández Patones no fue nunca un reino independiente ya que estuvo siempre sujeto a la jurisdicción de la villa de Uceda, de la que formó parte integrante y unido a ella pagó siempre sus alcabalas, sisas, servicio real y demás impuestos de la época. Se encargó de desmontar uno a uno los mitos que rodeaban a la institución "real patónida".

 

Patones debe su nombre a los hermanos Asenjo Patón, Pero Patón y Juan Patón, vecinos de Uceda en 1527, que poco después deciden instalarse en una estrecha garganta a la que su apellido dio nombre. En 1555 Patones de Arriba, era una alquería con siete vecinos dependiente de la Villa de Uceda. Y de finales del XVII provienen las referencias escritas a la peculiar institución del "Rey de Patones". Parece ser que las 10 ó 12 familias residentes en la localidad acataban la autoridad de un anciano al que daban el título de rey y que dicho cargo fue hereditario. La institución debió mantenerse hasta 1750, año en que el pueblo solicitó al Duque de Uceda el nombramiento de una "justicia" o alcalde pedáneo. Por aquel entonces, Patones era ya una aldea de ganaderos con una importante cabaña de lanar y constituida por 50 casas.

En los documentos de diversos archivos, consta que en los siglos XVII y XVIII había en Patones un rey, cuya existencia histórica demuestra Fernández, y da noticias documentales de hasta cuatro reyes de Patones. En dos padrones, uno de 1684 y otro de 1687, aparece un tal "Pedro González, el Rey", junto con los demás vecinos de Patones. Es posible que fuese un simple mote o apodo e incluso su segundo apellido.

Respecto a los "sucesores", el Diccionario de Miñano, publicado en 1828, asegura que sucedieron a Pedro González, el Rey, su yerno, Juan Prieto y detrás de éste los "varones mayores de la familia de los Prietos administrando justicia, hasta que hallándose ya reunidas 60 familias en dicho sitio ...y notando que en las poblaciones circunvecinas hacían mofa del que se titulaba Rey, solicitaron del Señor de la población, que es el duque de Uceda, les nombrase justicia..."

Parece que la supuesta "monarquía" se extendió desde 1600 hasta 1750 pero se desconocen los pormenores del proceso electivo del rey durante ese período. Se ignora asímismo si el mandato era temporal o vitalicio, aunque, pienso que al calificar de rey al elegido, lo más lógico era que se tratase de un cargo de por vida. En resumidas cuentas, el Rey sería una suerte de alcalde o juez que administraba, responsable de mantener el orden entre los vecinos y negociar con los pueblos del entorno.

Lo que si es una leyenda, porque no consta en documentos dignos de crédito, es que fuera un reino independiente, la sucesión hereditaria, el origen árabe e incluso visigodo de Patones ni la correspondencia escrita entre los reyes de España y el rey de los Patones.

Aún así, en el pueblo una inscripción reza así: "Tuvo su propio reino y dicen que no supieron de la guerra". Parece claro que estas palabras se refieren a otra leyenda, la que afirma que debido a su peculiar situación geográfica, no sufrió invasión ninguna, ni árabe ni napoleónica...

La tradición también quiere dar un origen visigodo a la aldea, ignorada por los invasores musulmanes en el S.VIII, aislada en estas montañas del Sistema Central, manteniendo la tradicional monarquía goda de régimen hereditario gobernada por un rey denominado "Rey de los Patones" que perduró hasta el S.XVIII. Ahí es nada. Pero nada hay documentado con un mínimo de rigor histórico.

Finalmente, el Rey de Patones ha quedado en el recuerdo de algunos artistas. Antonio Cantó, en su "Guía de la provincia de Madrid" afirma que "...yo llegué a presenciar en el salón de Otoño de año 1925, un cuadro que representaba al último rey de Patones, con capa parda hasta los pies, a, modo de manto real y un sobrero calañés ciñendo sus sienes en sustitución de la corona, guiando un borriquillo".

 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria