| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Moderna
 

LOS PARAISOS DE MILTON


El paraíso perdido (Paradise Lost) es un poema narrativo de John Milton (1608-1674), publicado en 1667. Es considerado todo un clásico de las letras inglesas.

Milton se proclamó a sí mismo portavoz de la causa puritana liderada por Cromwell, y vivió una vida dJohn Miltonedicada al estudio repleta de continuos reveses personales.

Es una epopeya que trata de la expulsión del Edén de Adán y Eva, encontrados culpables de hacerle caso al sinuoso Demonio por el omnipotente Dios. Milton se marcó en esta magna obra más de 10000 versos sin rima. Sus hipnóticos 10565 versos, divididos en doce libros (como la Eneida, unos de sus más visibles antecedentes) enseguida se convirtieron en uno de los mayores tópicos literarios de todos los tiempos.

Cuando Milton escribió "Paradise Lost" ya estaba completamente ciego, los pergeñaba de noche y procedía a dictarlos a la mañana siguiente. Y se sumergió en su propio interior para tratar de explicar lo inexplicable, sin duda una arduo y titánico tranbajo, en la línea de los de Hércules. Su poema relata la guerra entre los ángeles caídos y los ejércitos celestiales de ángeles, y la posterior caída del hombre. Es es un libro decidida y condenadamente extraño.


El poema tiene evidentemente su carga de profundidad, pues trata del problema del mal y el sufrimiento y por qué un Dios supuestamente bueno y todopoderoso los permite cuando tan fácil le sería evitarlos, poniendo permanentemente Satán, por G.Doréen cuestion la bondad de Dios. El poeta responde a esta cuestión a través de una descripción psicológica de los principales protagonistas del poema: Dios (el bueno), Adán y Eva (los culpables), y el Diablo (el malo), cuyas actitudes revelan un mensaje esperanzador que se esconde tras la pérdida del paraíso original. En el poema, el cielo y el infierno representan más bien estados de ánimo antes que espacios físicos. Milton presenta a Dios como a una figura gris, burocrática y cruel. En cambio, el personaje de Satán es quizá uno de los más hermosos, complejos y psicológicamente profundos de la literatura.

Milton se perdió en el territorio de su propia y fulgurante imaginación. Su obra es la recreación perfecta de una historia que nunca ha sucedido, pero existe siempre, es decir, que tiene lugar en el territorio de lo imaginario.

 

William Blake, en su "Matrimonio del Cielo y el Infierno" escribe: "...la razón por la cual Milton escribía en grilletes cuando se refería a los Ángeles y a Dios, y en libertad cuandoExpulsión del Paraíso, por G.Doré lo hizo acerca de los Diablos y el Infierno, es porque él era un verdadero poeta y estaba de parte del Diablo sin saberlo".

Percy Bishe Shelley en su obra "Defensa de la poesía" remarca que: "El Diablo de Milton, en cuanto ser moral, es muy superior a su Dios, en el sentido de alguien que persevera en un empeño que cree excelente, a pesar de la adversidad y la tortura, contrapuesto a otro que, en la fría seguridad del triunfo indudable, inflinge la más horrible venganza a su enemigo con el supuesto designio de exasperarlo para que así merezca más tormentos".

Los críticos católicos restan importancia a la energía y la atracción innegables del personaje de Satán y a su relevancia dentro de la estructura del libro. Pero a su vez, tanto Blake como Shelley pasan por alto cosas como el extraño y ridículo destino, propio de una mascarada medieval, que se reserva para el Diablo y sus huestes. Comprobamos como El Paraíso perdido es una fuente inagotable de discusión crítica desde el siglo XIX.

 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria