| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Moderna
 

LAS MINAS DE ZACATECAS

La plata comenzó a tener un papel protagonista tras el descubrimiento de Potosí (1545) y de Zacatecas (1546), y especialmente desde la década de 1570, con la adopción del método de la amPlata nativaalgamación con mercurio o "método de patio". Junto a Zacatecas, destacaban algunos yacimientos mexicanos, descubiertos en el siglo XVI, como Guanajuato, San Luis Potosí, Real del Monte o Sombrerete. La mayor parte de las minas mexicanas fuera del área de dominación azteca estaban en territorio de los belicosos indios chichimecas, reacios a la dominación española. Este era uno de los factores de dificultad de abastecimiento de alimentos, insumos, mineros y mano de obra a estas minas novohispanas, agravado en el norte del virreinato de Nueva España por la falta de vías de comunicación.

El descubrimiento de las minas de Zacatecas supuso un salto a través de las líneas chichimecas, ya que la ruta estaba bien definida hasta Querétaro, y se establece el "camino de la plata" pasando por Puerto Nieto, San Miguel, San Felipe, Portezuelo, Ojuelos, Aguascalientes, Bocas, Cuicillo y Ciénega Grande.

En 1598 la expedición comandada por Juan de Oñate funda el reino de Nuevo MéCamino Realxico al norte de México. En casi 50 años, las vías principales hacia el norte de México tienen como columna vertebral el camino de la Plata, añadiéndose en siglos posteriores nuevas rutas asociadas a aquélla con especiales señas de identidad. Fue el llamado Camino Real de la Tierra Adentro, que unía Zacatecas con Ciudad de México, de donde luego partía el tesoro para los puertos, principalmente el de Veracruz, y también de Acapulco. Otro camino importante desde el siglo XVI conectaba desde Querétaro, hacia San Luis Potosí y desde ahí se podía ir a Zacatecas o hacia el norte pasando por Saltillo a Monterrey, el presidio de Cerralvo y las misiones de Nuevo León, hacia el paso de Francia, en el río Grande.

Zacatecas era una ciudad de frontera en la expansión española hacia el norte, nacida tras el descubrimiento de las minas en 1546, "un poblado disperso sobre una línea irregular y comprimido entre dos montes que forman un estrecho valle". El presidio fue pieza fundamental en la ocupación del territorio, de tal forma que en sus inicios defendió las rutas y caminos, para después ser un elemento de estrategia para poblar el norte de México, para lo cual se diseñaron diferentes métodos desde la agrupación con pequeños asentamientos agrícolas y mineros y la línea de presidios en una frontera ideal que protegían los principales centros mineros como Zacatecas, hasta la conversión de los establecimientos militares en poblados de nueva traza.

Los presidios tenían una estrategia de "abrir campo", empujando a las tribus hostiles y no tan hostiles hacia el norte y liberando amplios espacios para el cultivo y crianza; algunos tuvieron como misión la protección de asentamientos religiosos regentedos por las órdenes mendicantes, otros defendían reales mineros, y otros más formaban en sí mismo el camino hacia Zacatecas, a modo de almacenes, hostales o corrales.

La obtención de mercedes de tierra por méritos de campaña y favores a la Corona, fue acaparada por los capitanes de frontera, mineros y aventureros que de esta manera se fueron haciendo grandes señores, alejando la frontera cada vez más al norte. Zacatecas y Santa Fe catalizaron la expansión hacia el norte; los ricos campos mineros alrededor de la primera, y la última leyenda del siglo XVI en el caso de la segunda, simbolizan de una manera clara los motivos de interés de aquellos hombres sin escrúpulos: la plata y la aventura. Así, la plata, el ganado, la ambición y lo desconocido, no necesariamente en este orden, rompieron el cerco hacia el norte, empujando la frontera hacia el gran río del Norte, en un movimiento que culmina a principios del siglo XVIII, movimiento que desaloja a las tribus autóctonas de su hábitat, algunas de las cuales quedaron atrapados en el torbellino de una nueva religión y una nueva cultura que no eran las suyas.

Debido a su riqueza mineral y los fuertes ingresos que proporcionaba a la Corona española, en 1585 Minas de los Zacatecas recibió el título de "Muy Noble y Leal Ciudad de Nuestra Señora de los Zacatecas" y su correspondiente escudo por parte del Rey de España Felipe II.

En España, el hallazgo de estas grandes reservas de plata, no sólo las mexicanas de Zacatecas en tre otras, sino también las peruanas de Potosí y su exportación a Europa, provocó un largo periodo de inflación que se difundió por el viejo continente.

En México el método de explotación de la plata más común era mediante un tiro perpendicular, excavado directamente desde la superficie y hasta la veta.

El azogue o mercurio necesario para el proceso del "método de patio" que revolucionInterior minas de Zacatecasó a la minería a partir de 1555, con la experimentación de Bartolomé de Medina en las minas de Pachuca se importaba principalmente de las minas españolas de Almadén. Era un proceso muy lento, que podía durar hasta dos meses. Una tercera parte del metal se obtenía por fundición y el resto por amalgamación. El mineral molido se pulverizaba y tras secarse en un patio se formaban montículos a los que se añadía el mercurio. Se aplicaba calor para separar la plata del mercurio. Era un proceso tecnológicamente muy simple y de bajo consumo energético, pero tenía como inconvenientes la lentitud reseñada y la dependencia del azogue o mercurio.

 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria